viernes, 18 de diciembre de 2015

"Por la Patria"

Jurando "por la Patria" en la sesión preparatoria de la Cámara de Diputados de la provincia de Entre Ríos. Foto: Jano Colcerniani.-   

Leer más...

jueves, 17 de diciembre de 2015

LOS DESAFÍOS DEL GOBIERNO NACIONAL

Por José Antonio Artusi * 
El Presidente Macri, su gobierno, y la coalición Cambiemos tienen por delante un enorme desafío: nada más y nada menos que cerrar definitivamente el ciclo populista, consolidar a futuro la democracia republicana y sentar las bases para construir una democracia social moderna, una en la que se pueda decir, como Raúl Alfonsín, que es aquella en la “se come, se cura, y se educa”. 
La tarea no será fácil, estará atravesada por innumerables escollos y complejidades, suscitará conflictos y tendrá enfrente a quienes no quieren – porque no les conviene – que el gobierno logre salir adelante. Las primeras señales, de todos modos, son alentadoras e invitan al optimismo. Más por los desatinos de la Presidente Cristina Fernández que por otra cosa, cierto ejercicio de la normalidad que en otro país pasaría desapercibido pasó a ser por algunas horas motivo de asombro y cosechó elogios para la nueva administración: diálogo con líderes de la oposición, reunión con gobernadores, conferencias de prensa, etc.. En el mensaje ante la Asamblea Legislativa, el Presidente ratificó los ejes de su gestión: lucha contra la pobreza, combate frontal contra el narcotráfico, y unión nacional. Todo ello en el marco de un gobierno transparente, que haga realidad el acceso a la información pública, que respete la independencia del Poder Judicial y procure una reforma política acorde al siglo XXI. Pueden parecer frases hechas o promesas de campaña, pero está claro que son cuestiones centrales que resumen buena parte de las demandas más legítimas de la mayoría de la sociedad, y por lo tanto en los resultados concretos de las políticas públicas destinadas a hacerlos realidad se cifrará una porción considerable de las condiciones de gobernabilidad de los próximos años. 
El primer eje, el de la lucha contra la pobreza, no puede escindirse del escenario macroeconómico, marcado por una pesada herencia de déficit fiscal (mucho mayor que el previsto inicialmente), inflación, caída de reservas del Banco Central, atraso cambiario, crisis energética, falta de competitividad de nuestra producción, falta de inversión en infraestructura, economías regionales y provincias quebradas, etc.. No es menos pesada la herencia en el plano social, con 1 de cada 4 argentinos bajo la línea de la pobreza, y 4 de cada 10 chicos en tal situación, a pesar de las mentiras del INDEC y el gigantesco esfuerzo del aparato de propaganda por imponer las falacias de un relato impostor. Un primer paso, de importancia clave desde el punto de vista político, será mostrar claramente lo que Ricardo Lafferriere denomina “la estremecedora dimensión del desastre” (ver nota en Facebook). La eliminación de retenciones en maíz, trigo y economías regionales y la reducción en el caso de la soja puede actuar, además de mostrar que algunas promesas de campaña pueden cumplirse rápidamente mientras otras deberán necesariamente esperar que se den las condiciones adecuadas, como un poderoso incentivo a la dinamización y recuperación del sector agropecuario y las economías regionales. El costo fiscal de las medidas deberá balancearse con mayores ingresos por impuesto a las ganancias y otras herramientas impositivas. Otras medidas serán necesarias para proteger el poder adquisitivo del salario, tal como el aumento del mínimo no imponible en ganancias, y queda por ver de qué manera se concreta la anunciada universalización de las prestaciones sociales, en pos de garantizar derechos y eliminar mecanismos clientelares de dominación. La eficacia lograda en las estrategias que se implementen para concretar estos objetivos será fundamental en la obtención de “oxígeno” político, que todo gobierno necesita en sus primeros días, máxime en este caso en el que la administración saliente deja todo un arsenal de bombas listas para explotar, y cuya desactivación generará en muchos casos cierto costo político, como en el caso de la necesidad de reformular racionalmente ciertas tarifas de servicios públicos. 
En el prólogo al genial libro de Carlos Matus “Los tres cinturones del gobierno”, Luis Babino sostiene que “los 3 cinturones son los 3 balances de gobierno que conforman el balance global: el político, el económico y el de gestión cotidiana. Matus nos alerta a través de una imagen más que gráfica para los dirigentes: ¡nunca apriete los 3 cinturones a la vez!”. Los estrategas del gobierno harán bien en tener en cuenta esta advertencia. 
Los otros ejes, de naturaleza eminentemente política, también deberán fundarse en un claro balance del gobierno que se va. La corrupción generalizada como matriz de acumulación económica al servicio de la acumulación de poder político, el sometimiento de la Justicia, la crisis del federalismo y las autonomías municipales, el capitalismo prebendario y parasitario de amigos, la utilización de medios públicos al servicio de una campaña de propaganda fascistoide, la compra y domesticación de medios y periodistas a través de la pauta oficial, la inacción y en ocasiones hasta la complicidad frente a la penetración del narcotráfico y el crimen organizado, son todas cuestiones que deberán ser mostradas a la luz del día, y será necesario que la Justicia investigue y condene a los responsables de hechos de corrupción escandalosos que no deben quedar impunes. Como contracara de todo ello, deberán impulsarse cambios concretos y visibles que hagan que la ciudadanía sienta que efectivamente el “cambiamos” y el “sí, se pudo” valió la pena. Un gobierno transparente y abierto, tolerancia cero a la corrupción, una justicia independiente, medios públicos funcionando como tales y no como bastiones de propaganda sectaria, una reforma política que modernice nuestro sistema electoral, la recuperación del federalismo y de cierta cultura del diálogo político y la busca de acuerdos pueden ser mojones que vayan construyendo ese camino en pos de la unión nacional, que lejos de ser una frase hueca es un requisito indispensable de la convivencia civilizada en un Estado de derecho al amparo de la Constitución Nacional. 
Una imagen que valdrá más que mil palabras acerca del logro de estos grandes desafíos será la del 10 de Diciembre de 2019. El Presidente Macri entregando el mando a otro presidente constitucional, o acaso a sí mismo tras su reelección. Es una escena que no se repite desde 1928, cuando Marcelo de Alvear entregó los atributos presidenciales a Hipólito Yrigoyen. Luego de la irrupción del peronismo, nunca un presidente constitucional no peronista logró terminar su mandato. Esa imagen será el símbolo del triunfo de la democracia republicana, la única en la que será posible la democracia social, y el ocaso definitivo del autoritarismo populista que tanto daño ha hecho. Los desafíos son enormes, pero vale la pena el intento. Adelante…! 
* José Antonio Artusi es diputado provincial del bloque Cambiemos
Leer más...

miércoles, 25 de noviembre de 2015

Una reacción tardía y una pesada herencia

Por José Antonio Artusi 
El 28 de Mayo de 2008 diputados provinciales del bloque de la UCR presentamos un proyecto de ley, por el que proponíamos "instruir al Poder Ejecutivo Provincial a promover y tramitar una demanda de la Provincia de Entre Ríos en contra del Estado Nacional, cuyo objeto será que se condene a la Nación abonar a la Provincia las sumas que correspondan por concepto de coparticipación tributaria federal, que resulten suficientes para compensar las pérdidas sufridas por la Provincia por el ejercicio inconstitucional, arbitrario y abusivo que llevó a cabo la Nación de sus facultades en materia fiscal." (Expediente 16670). El artículo 3º del proyecto establecía "instruir al Poder Ejecutivo Provincial a otorgar al Sr. Fiscal de Estado la intervención que constitucionalmente le corresponde." 
En los fundamentos de la iniciativa sosteníamos que "la Nación ha venido ejerciendo sus facultades en materia impositiva de un modo absolutamente abusivo y reñido con el sistema republicano y federal establecido en nuestra Constitución. Este ejercicio abusivo, además, ha tenido como efectos provocar distorsiones en la economía, desalentar la producción, empobrecer a las provincias, borrar el federalismo, favorecer el uso arbitrario de ingentes recursos fiscales, condicionar a las autoridades provinciales y –en lo que aquí interesa- privar a las Provincias de los recursos que por el régimen de coparticipación federal de impuestos les corresponden". 
En medio del "conflicto del campo" que se desató a partir de la recordada Resolución 125 recorrimos la provincia mostrando las razones que nos habían llevado a presentar el proyecto y mostramos las consecuencias de la crisis del federalismo fiscal, que resumíamos en la consigna "un país rico con provincias pobres". 
Lamentablemente, no encontramos eco en el bloque oficialista, y el gobernador Urribarri prefirió utilizar insistentemente la falacia absurda del "federalismo de los recursos" para intentar ocultar la realidad, la de una provincia sometida de manera indigna a los designios de la Casa Rosada, endeudada con la Nación pero como producto de una indebida retención de recursos que les correspondían no a un gobierno sino a todos los entrerrianos. Detallábamos en nuestro proyecto las maneras en las que se concretaba esa pérdida de recursos: la subejecución de los ATN, las comisiones de la AFIP, el 15% de la masa coparticipable bruta destinado a la ANSES, la inconstitucionalidad del impuesto al cheque, las retenciones a las exportaciones y la garantía del piso del 34% de la recaudación fiscal para las provincias. Específicamente en relación a la ANSES, sosteníamos en ese momento que "no toda la recaudación de los impuestos coparticipables se reparte entre la Nación y las Provincias. Existen mecanismos de precoparticipación o de asignación específica de impuestos que destinan parte de la recaudación de estos impuestos al ANSES. En la actualidad tenemos: 10,3% de la recaudación de IVA, $ 120 millones anuales de la recaudación de Ganancias, 20% de la recaudación de Ganancias, de la recaudación de Monotributo, 21% de la recaudación del impuesto a los combustibles, y el 15% de la masa coparticipable bruta. Como consecuencia de estas asignaciones, las Provincias dejarán de percibir en 2008 la suma casi $ 23.000 millones (como “contrapartida”, el ANSES se ha hecho cargo del déficit de $1.200 M anuales de las ex cajas provisionales provinciales transferidas y financia $1.500 millones de las no transferidas). Buena parte de estas asignaciones se decidieron con el objetivo de financiar los déficit financieros que mostraba el ANSES como consecuencia de la reforma previsional de 1994. Sin embargo, para el año 2008, la ANSES tiene previsto obtener un superávit del orden de los $ 7.100 millones. Más aún, la reciente reforma previsional da marcha atrás con algunos puntos de la reforma anterior. Incluso, el ANSES incrementó sus ingresos (por los traspasos y por los indecisos) y reciba de las AFJP más de $ 7.000 millones por los fondos acumulados de los afiliados mayores (con menos de $ 20.000 en sus cuentas de capitalización)." Con respecto a la AFIP, argumentábamos que "el monto de recursos involucrados en este concepto también es muy significativo: las Provincias le “pagan” a la AFIP $ 2.500 millones anuales en lugar de $ 1.300 millones (equivalente al 1,9% de los recursos de origen nacional que son transferidos a las Provincias). De este modo, en forma absolutamente arbitraria y abusiva la Nación priva a las Provincias de unos $ 1.200 millones adicionales por año." 
En sendos recientes fallos, la Suprema Corte de Justicia nos ha dado la razón. No porque la Provincia de Entre Ríos haya iniciado ninguna causa, sino en juicios iniciados por provincias hermanas: Santa Fé, Córdoba y San Luis. En efecto, este martes, la Corte Suprema de Justicia de la Nación declaró, con el voto de los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, que es inconstitucional la deducción del 15% de la masa de impuestos coparticipables que realiza el Estado Nacional, sin el acuerdo de las provincias, para financiar a la Administración Nacional de la Seguridad Social (ANSES). La consecuencia de la decisión resulta ser que el Estado Nacional deberá: (1) cesar en forma inmediata de detraer esos fondos bajo apercibimiento de ordenar al presidente del Banco Nación que cumpla con la orden en el plazo de diez días; (2) devolver a las provincias la suma retenida indebidamente desde el 1° de enero de 2006 más los intereses que correspondan. A fin de hacer efectiva esta condena, la Corte Suprema fijó un plazo de 120 días para que las partes acuerden la forma y plazos en que el Estado Nacional reintegrará las sumas debidas a las provincias, con la advertencia de que, en caso de incumplimiento, la determinará el Tribunal en la etapa de ejecución de sentencia. Y en otro fallo declaró, con el voto de los ministros Ricardo Lorenzetti, Carlos Fayt y Juan Carlos Maqueda, la inconstitucionalidad de los arts. 1°, inciso a), y 4° del decreto 1.399/01 del Poder Ejecutivo Nacional, que establecen una deducción de recursos coparticipables equivalente (en la actualidad) al 1,90% de la recaudación neta total de los tributos y de los recursos aduaneros cuya recaudación se encuentra a cargo de la AFIP. 
Las reacciones de algunos funcionarios provinciales no se han hecho esperar. Análisis Digital informa que "el fiscal de Estado provincial, Julio Rodríguez Signes, adelantó que estima que "el resto de las provincias ahora pedirán al Ejecutivo Nacional que se realice un acuerdo, ya que el fallo de la Corte Suprema por la coparticipación tiene efecto sólo para los distritos que hicieron el planteo", aclaró. "Creo que el procedimiento que seguirán los gobernadores será en el de buscar que este fallo se haga extensivo a las demás provincias, pero a eso hay que expresarlo a través de un acuerdo con la Nación", detalló. Opinó, luego el funcionario, que "este fallo es el más importante de la historia desde el punto de vista de la repercusión económica". Informe Digital señala que "el fallo de la Corte abre la puerta para que todas las provincias que durante el kirchnerismo no reclamaron la coparticipación, puedan hacerlo durante el gobierno de Mauricio Macri. Casaretto señaló que ya mantuvo comunicación con Sergio Urribarri y el gobernador electo Gustavo Bordet, para analizar el fallo y lo que significaría para Entre Ríos si se reclama a Nación la devolución del 15%. Y es que el presupuesto 2016, aprobado antes del balotaje por el Senado entrerriano, prevé un déficit de 1.035 millones. “Esto cambiaría la matriz de financiamiento de la Provincia. El gobernador es el que tiene que evaluar la acción a seguir. Después va a evaluar el destino de los recursos”, completó Casaretto. El tema ya llegó a la Fiscalía de Estado, a cargo de Rodríguez Signes, quien lleva adelante la acción pública en representación del Estado provincial."
O sea, perdieron lastimosamente más de 7 años y ahora se acuerdan, tardíamente y sin mediar ningún tipo de autocrítica por su obsecuencia, de que lo que proponíamos no era tan disparatado y podría revertir el déficit fiscal de la provincia. Se ha generado a lo largo de casi una década una voluminosa deuda, producto del manejo irresponsable, centralista e inconstitucional de los recursos públicos por parte de la gestión presidida por Cristina Fernández de Kirchner, que tuvo en Entre Ríos una actitud de genuflexión y sumisión por parte de nuestro gobierno provincial. Ahora, la administración del Presidente Macri deberá hacerse cargo de una pesada herencia. Lo advertimos en su momento, y teníamos razón. 
Es de esperar que la ciudadanía esté alerta e informada, y otorgue las responsabilidades políticas de las consecuencias negativas de todos estos desmanejos a quienes verdaderamente les corresponden, a quienes destruyeron el federalismo, a los que abandonarán sus cargos el próximo 10 de Diciembre. Y si como consecuencias de estos fallos se recomponen las finanzas públicas provinciales, sepa el pueblo que no será mérito de ellos, sino de la acción de provincias hermanas, del futuro gobierno nacional y del acertado - aunque tardío - pronunciamiento de la Suprema Corte de Justicia, en línea con lo que sosteníamos en 2008.-
Foto: http://www.lawebdeparana.com/noticia/42918-acto-de-cristina-urribarri-pidio-que-los-carteles-no-obstruyan-el-contacto-de-la-presidente-con-la-gente-.html  
Leer más...

lunes, 16 de noviembre de 2015

Se realizó en Basavilbaso una jornada del Foro de Cambiemos del Departamento Uruguay

Se realizó este Sábado 14 en Basavilbaso una jornada que nucleó a intendentes, concejales y vocales de juntas de gobierno electos de Cambiemos del Departamento Uruguay, así como a ex candidatos, dirigentes y militantes de los diversos partidos políticos y espacios que integran la coalición. La jornada tuvo por objetivo constituir un foro integrado por la totalidad de los representantes de Cambiemos en municipios y juntas de gobierno del departamento y comenzar un ciclo de capacitación técnica y formación política, que también estará dirigido a integrantes de los equipos de gobierno. A su vez, el encuentro formó parte de la campaña proselitista con miras a las elecciones del 22 de Noviembre, en la que Cambiemos impulsa una activa participación y compromiso en pos del triunfo de la fórmula Mauricio Macri - Gabriela Michetti. La bienvenida estuvo a cargo del Presidente del Comité "Roberto Fleitas" de la UCR, Jorge Pioli, y del presidente municipal electo de Basavilbaso, Gustavo Hein. 
Posteriormente, Mario López, quien fuera candidato a senador, y el diputado electo y Presidente del Comité Departamental de la UCR, José Antonio Artusi, hicieron uso de la palabra en la apertura del encuentro. Artusi opinó que es muy importante tener un “ámbito permanente que nuclee a los representantes de los gobierno locales”, “una herramienta que entendemos será muy útil, porque permitirá estar en contacto permanente para intercambiar experiencias y para acceder a instancias de capacitación”. En el tramo final de su alocución José Antonio Artusi pidió “no bajar la guardia”, “las expectativas son inmejorables” pero “no hay que descansar un segundo para que esta tendencia favorable se profundice y de la mano del esfuerzo de los militantes se garantice un triunfo contundente de Mauricio Macri. Está en claro lo que está en juego: de un lado la continuidad de este gobierno, corrupto y mentiroso, y del otro lado una amplia coalición de partidos políticos y ciudadanos independientes que tenemos por objetivo recuperar la República, y sentar las condiciones para que volvamos a trabajar por un país mejor que combata en serio la pobreza, el narcotráfico y que haga realidad la unión nacional”, enfatizó. 
Los módulos de capacitación contaron con las disertaciones del Dr. Mauro Vazón y el Dr. Luis María Haddad, quienes se refirieron al régimen municipal y de comunas, y del Cdor. Guillermo Vázquez, quien abordó la cuestión de las tasas municipales, la coparticipación de impuestos y el control presupuestario. Cerraron la jornada el Secretario del Comité Provincial de la UCR, Sergio Kneeteman y el Cdor. Juan Carlos Lucio Godoy, ex candidato a vicegobernador de Cambiemos.-  
Leer más...

miércoles, 11 de noviembre de 2015

Los radicales votamos a Cambiemos - Macri Presidente

En una demostración más de la desesperación del oficialismo por intentar revertir lo que parece inevitable, la derrota de su candidato a Presidente en la segunda vuelta del 22 de Noviembre, a algunos de sus "militantes" no se les ha ocurrido mejor idea que mandar a pintar algunos cordones de Concepción del Uruguay con la leyenda "La UCR no vota a Macri". Repudiamos que se caiga tan bajo y se pretenda por esta vía confundir al electorado, pero no deja de halagarnos por otro lado que se recurra al predicamento del radicalismo para intentar, aunque sea vanamente, conseguir el favor de los ciudadanos indecisos. Los radicales uruguayenses, como los de todo el país, votamos a Ernesto Sanz en las PASO y votamos a Mauricio Macri en las generales, porque Balbín nos enseñó que el que gana conduce y el que pierde acompaña, y que no importa quien lleva el palo sino la bandera; y obviamente estamos militando de manera pública y entusiasta por el triunfo de la fórmula de Cambiemos en el balotaje. Lo hacemos por múltiples razones, que exceden la disciplina partidaria a la que de todos modos estamos obligados y siempre procuramos honrar. 
En la Convención de Gualeguaychú la Unión Cívica Radical dió una vez más una muestra de democracia interna y de debate apasionado pero respetuoso y tolerante como mecanismo de resolución de conflictos y de toma de decisiones. Estamos orgullosos de ser un partido nacional que recurre a estas prácticas. Unos y otros, los que resultaron mayoría y minoría en aquella prolongada sesión, acataron y aceptaron lo resuelto, como corresponde a nuestras mejores tradiciones. Y construímos entonces Cambiemos, junto a otros partidos afines, pues lo que estaba en juego era nada más y nada menos que garantizar la vigencia de dos requisitos básicos de cualquier sistema democrático y republicano: el equilibrio político y la posibilidad de la alternancia en el poder, ambos amenazados por la vocación hegemónica del peronismo kirchnerista. Tal desafío implicaba la necesidad ineludible de aunar fuerzas frente a un adversario poderoso e inescrupuloso, que no vacila en usar de la manera más descarada y perversa todos los recursos del Estado como si fueran propios en pos de su permanencia en el gobierno y garantizar así la impunidad ante los innumerables hechos de corrupción que salpican todos los niveles de la administración pública y que, lejos de constituir anécdotas aisladas, conforman más bien un sistema de acumulación económica al servicio de la consolidación de poder político. 
Los resultados de las PASO y de las generales nos demostraron que habíamos emprendido el camino correcto. Sin el aporte del radicalismo a la consolidación de Cambiemos muy probablemente hoy no estaríamos hablando de segunda vuelta y el candidato oficialista sería el Presidente electo. Hicimos posible el cambio a nivel nacional, que debe hacerse efectivo el 22 de Noviembre. En Entre Ríos recuperamos una enorme cantidad de municipios y juntas de gobierno, la mayoría de cuyos gobiernos estarán a cargo de hombres y mujeres de nuestro partido. En el Departamento Uruguay 2 municipios y 2 juntas de gobierno serán gobernadas por Cambiemos y hemos incrementado nuestra representación de concejales y vocales donde nos toca ejercer la oposición. 
El 22 de Noviembre la opción es clara. Por un lado, la candidatura de Scioli, uno de los peores gobernadores de la historia de la Provincia de Buenos Aires, que representa una continuidad decadente y hasta vergonzante del kirchnerismo, pero continuidad al fin de un modelo populista y autoritario, corrupto y mentiroso, que está muy lejos de representar los anhelos de cambio de la enorme mayoría de la sociedad. Del otro la candidatura de Mauricio Macri en Cambiemos, una coalición de partidos democráticos y republicanos, que viene a proponer un programa de gobierno que comience en serio a luchar contra la pobreza y que reconstruya las bases de una sociedad integrada y tolerante. Votamos a Cambiemos porque no queremos volver a los 90, década de la que Scioli y muchos de los que integran el actual gobierno son sus más fieles exponentes. Votamos a Cambiemos para terminar con la farsa kirchnerista que se disfraza de nac&pop tratando de ocultar su verdadero rostro, tan parecido al menemista aunque el relato fascistoide intente disimularlo: hegemónico y conservador en lo político, excluyente y clientelar en lo social, concentrador, prebendario y de capitalismo de amigos en lo económico, incapaz de transformar la sociedad en un sentido de progreso y de verdadera construcción de ciudadanía. Votamos a Cambiemos porque quienes gobiernan han demostrado ser incapaces de encarrilar a la Argentina por la senda del desarrollo sostenible, a pesar de la mejor oportunidad que le regaló el mundo en toda su historia. Votamos a Cambiemos porque las diferencias circunstanciales que tenemos con otros partidos en nuestra coalición no nos hacen perder de vista que las contradicciones que tenemos con el oficialismo son insalvables y se expresan en la dicotomía entre la continuidad de un modelo decadente o la posibilidad de un cambio transformador que recupere la República y haga posible comenzar a construir la democracia social por la que siempre luchamos.Votamos a Cambiemos porque queremos un gobierno honesto y transparente, que se comprometa a que sus prioridades sean Pobreza Cero, terminar con el narcotráfico y unir a los argentinos. El 22 de Noviembre, los radicales votamos Cambiemos, Macri Presidente.-

Milagros Osuna, Presidente del Comité Departamental Uruguay de la Juventud Radical
Silvio Gallay, Vicepresidente del Comité Departamental Uruguay de la Juventud Radical
Ernesto Bulay, Presidente del Comité de Municipio de la UCR de Concepción del Uruguay
José Luis Gurne, Vicepresidente del Comité de Municipio de la UCR de Concepción del Uruguay
José Antonio Artusi, Presidente del Comité Departamental Uruguay de la UCR
Guillermo Vázquez, Vicepresidente del Comité Departamental Uruguay de la UCR  
Leer más...

lunes, 9 de noviembre de 2015

I JORNADA DEL FORO DE INTENDENTES, CONCEJALES Y VOCALES DE CAMBIEMOS DEL DEPARTAMENTO URUGUAY

I JORNADA DEL FORO DE INTENDENTES, CONCEJALES Y VOCALES DE CAMBIEMOS DEL DEPARTAMENTO URUGUAY 
Basavilbaso, 14 de Noviembre de 2015 
PROGRAMA 
14.30 horas: Acreditaciones 
15.00 horas: Palabras de bienvenida. 
15.30 horas: Apertura de la Jornada. 
16.00 horas: Taller de capacitación para vocales de comunas y concejales. 
- Módulo 1: Régimen municipal y de comunas. 
- Módulo 2: Coparticipación de impuestos y control presupuestario. 
18.00 horas: Plenario. Conclusiones. Constitución del Foro de Intendentes, Concejales y Vocales de Cambiemos del Departamento Uruguay. 
18.30 horas: Cierre de la jornada.Leer más...

miércoles, 28 de octubre de 2015

La Juventud Radical recuerda los 32 años del retorno de la democracia


Leer más...

GRACIAS


Leer más...

jueves, 15 de octubre de 2015

Imposturas políticas

Declaraciones de José Antonio Artusi, Presidente del Comité Departamental Uruguay de la UCR y candidato a diputado provincial de Cambiemos, en el marco de una entrevista realizada por Pablo González, publicada en Noticias / Entre Ríos con el título "Artusi habla sobre la africanización de Concepción del Uruguay". 
¿Cómo ves la situación del país y la provincia? 
La situación del país y de la provincia es preocupante en muchos aspectos. Tenemos un gobierno que ha dilapidado sistemáticamente la mejor oportunidad de desarrollo que tuvo el país en toda su historia como producto del escenario económico internacional. Podríamos hacer un balance de los 12 años de gobierno kirchnerista y la conclusión es clara: no han gobernado bien y no han resuelto los problemas estructurales de la Argentina ni de Entre Ríos. 
¿Por ejemplo? 
Seguimos teniendo alta inflación, una economía que no se ha industrializado, serios déficits en materia de infraestructura, energía, hábitat y vivienda, déficit creciente, falta de acceso al crédito, crisis de las economías regionales; y la pobreza y la exclusión no han retrocedido de manera significativa. La educación y la salud pública no están mejor, y en materia de seguridad en muchos casos estamos peor. Por otro lado, el deterioro en materia de calidad institucional es manifiesto. La vocación hegemónica y autoritaria del gobierno se evidencia en la degradación del poder legislativo, los permanentes intentos por controlar a la Justicia, en la crisis del federalismo y las autonomías municipales, y sobre todo en la fenomenal campaña de propaganda y adoctrinamiento que se pone en marcha en los medios del Estado y en los medios privados domesticados a través del uso inescrupuloso y en muchos casos ilegal de la pauta publicitaria. También en la sistemática y perversa utilización clientelar de las necesidades de los sectores más desposeídos de la sociedad. Todo ello en el marco del avance del narcotráfico y su influencia perniciosa, y de casos de corrupción en el manejo de la cosa pública verdaderamente escandalosos. En definitiva, tenemos un gobierno impostor, que ha construido un relato falaz que intenta ocultar la realidad, que se muestra con una máscara que pretende que no se vea su verdadero rostro. Se dicen democráticos y populares pero en realidad encarnan un autoritarismo demagógico y populista, que reniega de la verdadera democracia social y republicana basada en derechos y en la construcción de ciudadanía. Por eso, tanto a nivel nacional como provincial, surge claramente la necesidad de un cambio, y la única opción posible de cambio es precisamente Cambiemos.
¿Cómo se ve esta realidad en Concepción del Uruguay? 
 Todo lo dicho a propósito de la realidad nacional y provincial podría decirse, salvando las distancias, de la realidad uruguayense. Con la salvedad que aquí hace 28 años que gobiernan - y gobiernan mal - los mismos. Tenemos una ciudad cuyo municipio no planifica en lo más mínimo el desarrollo urbano, que corre por lo general detrás de los problemas, con obras y proyectos que surgen de caprichos de funcionarios pero no de un plan coherente, y que por ello no ha logrado solucionar los problemas estructurales. Más bien, se han agravado: un sistema de agua potable y saneamiento absolutamente colapsado, con cloacas que desbordan - literalmente - en calles de tierra en muchos barrios, sin una planta de tratamiento de líquidos cloacales que espera su concreción desde hace 30 años, con plantas compactas de tratamiento que están tiradas y abandonadas en descampados, con un sistema de gestión de residuos que deja mucho que desear, sin políticas de desarrollo local, sin programas locales de vivienda y hábitat, etc., etc. También aquí está claro que la opción es seguir con más de lo mismo o cambiar de la mano de la lista de Cambiemos. 
¿Cómo ves a la UCR en ese marco? 
El futuro de la Unión Cívica Radical, en cualquier caso, depende de lo que hagamos los radicales. Como alguna vez dijo Moisés Lebensohn, el radicalismo será lo que nosotros querramos que sea, porque nadie va a construir el radicalismo por nosotros. Hay mucho por hacer, por corregir y por cambiar, pero lo esencial, que son los valores y la doctrina, tienen más vigencia que nunca. Habrá que abocarse a la construcción del radicalismo del siglo XXI. La UCR seguirá siendo un actor necesario e insustituible en el sistema de partidos argentino. El desafío será avanzar hacia un partido que, basado en sus mejores tradiciones, se modernice y se movilice, preparándose para gobernar en respuesta a las demandas sociales más legítimas de nuestro tiempo. 
PABLO GONZÁLEZ 
Fuente: http://www.noticiasentrerios.com.ar/2015/10/artusi-habla-sobre-la-africanizacion-de.html 
Leer más...

JOSE ANTONIO ARTUSI Y MARIO LOPEZ ULTIMOS DETALLES ANTE LAS ELECCIONES 2015



Esto saldra antes del leer masEsto saldra en la pagina al pulsar leer masLeer más...

domingo, 13 de septiembre de 2015

La “política del servicio personal” en el siglo XXI

Por José Antonio Artusi * 
Observamos con preocupación las declaraciones del Ministro de Educación y candidato a Presidente Municipal de Concepción del Uruguay, a propósito de la presentación que hicieran ante el Procurador General dirigentes del Partido Socialista. Las expresiones del Sr. Ministro, lejos de aclarar las dudas e interrogantes que el escrito mencionado plantea, configuran más bien una especie de “confesión de parte”, en las que se reconocen abiertamente las prácticas clientelares que desde hace años se vienen realizando en Concepción del Uruguay bajo su dirección. Pero no debemos perder de vista que no se trata de un hecho puntual, anecdótico, sino que declaraciones similares podrían haber sido formuladas por otros, pues asistimos, evidentemente, a un sistema consolidado que abarca toda la provincia desde hace mucho tiempo. Que el árbol, pues, no nos tape el bosque; no se trata de criticar a un funcionario, es un patrón de conducta profundamente arraigado en el gobierno – y en alguna medida legitimado por la sociedad civil – el que debemos cuestionar. Nadie objeta que todos los ciudadanos tienen derecho a un ingreso mínimo que garantice la subsistencia, de hecho el Artículo 24 de nuestra Constitución Provincial así lo estipula. (“El Estado asegura a todos los habitantes el derecho a la alimentación, así como un ingreso mínimo indispensable para la subsistencia en situaciones de falta de empleo regular, inestabilidad económica, social o catástrofes que coloquen al afectado en situación de desamparo. Un ente público con participación ciudadana tendrá a su cargo la efectivización de este derecho”) Sin embargo, a 7 años de la reforma del texto constitucional el partido de gobierno no ha hecho absolutamente nada para reglamentarlo y hacerlo realidad. Siendo diputado provincial presenté en 2009 un proyecto de ley en este sentido (Expediente 17.395). Sostenía en los fundamentos de aquel proyecto algunas consideraciones que quiero recordar: “Hoy el voto es secreto, el derecho al sufragio es universal, pero en realidad se han perfeccionado y hecho mucho más sutiles los mecanismos de la exclusión política. La cara más visible y perversa de este fenómeno es el clientelismo. Quien no tiene garantizado como un derecho la mínima posibilidad material de una vida digna no es libre, no puede elegir en condiciones de igualdad frente a otros, y por lo tanto no es un ciudadano en plenitud. Es una víctima del sistema, presa fácil de los poderosos de turno y de quienes aspiran a serlo, que no resisten la tentación de trocar dádivas ocasionales y esporádicas – jamás concebidas como la contracara de un derecho, sino como “respuestas” individuales – a cambio de apoyo político. El deterioro que la generalización de estas conductas genera en el sistema de representación política es enorme. Se resienten los partidos políticos; y la esfera pública, republicana, el Estado, dejan de ser vistos como el ámbito de la negociación y resolución colectiva de problemas comunes para pasar a ser un coto de caza privado, al que hay que acceder con “contactos”, “cuñas”, “palancas”, y demás mecanismos en pos de obtener pequeñas tajadas, que sirven para mejorar la posición relativa de algunos “desposeídos”, aunque sea en detrimento de otros. La dimensión ética y solidaria de la política queda herida de muerte, sustituida por un utilitarismo perverso basado en el “sálvese quien pueda”.” Está claro que quienes gobiernan están convencidos de que no les conviene hacer realidad el artículo 24, que garantizar derechos de manera republicana y universal en el marco de una democracia social no coincide con su ADN populista y demagógico. Si bien nadie objeta los derechos de las personas a solicitar ayudas a quien fuere, lo que sí es política y moralmente repudiable es la discrecionalidad, la falta de transparencia, y el innegable e inocultable contenido proselitista que se le otorga a esta metodología reiterada de reparto de subsidios a quienes concurren a un local identificado claramente con la figura del candidato oficialista, reforzando a su vez de esta manera la crónica incapacidad del oficialismo para diferenciar como corresponde el Estado y el gobierno del partido. Los derechos humanos son universales, y por lo tanto su goce y ejercicio debe abarcar a todos los habitantes. Es, sin embargo, evidente a simple vista que existen miles de personas con necesidades básicas insatisfechas o que no pueden acceder a una vivienda digna, que no han concurrido a demandar ayuda a esa oficina, y que no han recibido esos subsidios. Acaso esas personas no tienen los mismo derechos que las que sí los recibieron? Qué mecanismo se utilizó para evaluar las necesidades de cada uno de los solicitantes y determinar los montos a asignar? Está absolutamente claro que estas preguntas no tienen respuestas válidas, pues las defensas ensayadas son vanos intentos por ocultar lo inocultable y por defender lo indefendible: la consolidación de un patrón estructural y sistemático de distribución clientelar de dádivas y prebendas – a las que debe sumarse el empleo público y demás “favores” – financiadas con fondos públicos a cambio de apoyo político. Las declaraciones del Ministro vienen por otro lado a ratificar lo que las cifras del INDEC esconden, que son muchísimas las personas que viven bajo la línea de pobreza y de indigencia, que no encuentran en los programas de políticas públicas satisfacción a sus legítimas demandas, y que se ven forzadas por lo tanto a reclamar este tipo de “ayudas” discrecionales, alejadas de la asignación de beneficios como reconocimiento de derechos ciudadanos y más bien cercanas a concesiones graciosas de los “gestores”, como de manera eufemística se intenta disfrazar estas prácticas perversas. Quienes gobiernan la ciudad de Concepción del Uruguay desde 1987 reconocen por boca de su candidato que en todos esos años han sido incapaces de resolver de manera estructural los problemas más acuciantes de los sectores más postergados de la sociedad, y no sólo eso, sino que existe una virtual ausencia de programas nacionales y provinciales que les den respuesta, frente a lo que el reparto irregular y arbitrario de subsidios aparece entonces como la única alternativa. El daño que estas prácticas, y su naturalización y hasta aceptación por parte de la sociedad, le hacen a la política y a la democracia es enorme. Se sustituye la idea de la política y del Estado democrático como el ámbito público en el que se construyen de manera colectiva las soluciones a problemas comunes por una concepción primitiva y autoritaria, en la que predomina el gobernante de turno como el “gestor” al que hay que recurrir para obtener soluciones puntuales a problemas individuales, que se otorgan como una concesión graciosa de quien detenta el manejo de fondos públicos. Es, en el fondo, una especie de “privatización” de la política, que hace prevalecer los lazos individuales entre cada persona, o a lo sumo familia, con el gobernante, y que debilita la posibilidad de construir mecanismos colectivos de asociación para la defensa de intereses concretos. De qué sirve la participación ciudadana si la cola en una oficina que actúa como una suerte de municipio paralelo es más eficaz a la hora de resolver, aunque sea muy parcialmente, los problemas propios? Para qué participar y peticionar públicamente si – aún sin hacer esa ignominiosa cola – otros consiguen por medios similares acceso al empleo público, becas, viviendas, y más arriba jugosos contratos con el Estado, de obra pública o de pauta publicitaria? Moisés Lebensohn condenó con admirable lucidez a mediados del siglo XX lo que él denominaba “la política del servicio personal”. Vale la pena releerlo y reflexionar sobre sus palabras: “… la conquista de voluntades no por motivos atinentes al país, al orden público, sino por servicios, atenciones, empleos, favores lícitos o ilícitos, efectos, amistades… En lugar de enaltecer el espíritu cívico de cada ciudadano, se involucionó, trastocando las razones cívicas por otras de tipo personal que implicaban una corrupción encubierta del voto… La política del servicio personal desjerarquiza y desprestigia el sufragio y desjerarquiza todo lo que de ella parte. Los ciudadanos dejan de ser tales, en el concepto cabal del vocablo, para transformarse en meros votantes. La ciudadanía pasa de ser la alta dignidad de una democracia a un bien intercambiable por otros, efectivos o afectivos.” Más recientemente Jordi Borja ha señalado que existe “algo muy sencillo de entender y muy lógico de reclamar: si en nuestra cultura e incluso en los textos legales se nos reconocen los derechos al trabajo y a la educación, a la vivienda y a la protección social, a la seguridad y a la salud, a la participación y a la no discriminación, etc., estos derechos deben ser reales, efectivos, la base de las políticas públicas, el deber de los gobernantes, lo que legitima a las instituciones supuestamente representativas. La democracia formal sin esta dimensión material es un fraude, sin las políticas públicas que reduzcan las desigualdades y conviertan en realidad los derechos teóricos los gobiernos electos pierden su legitimidad.” No se trata de demonizar la democracia formal, todo lo contrario, sino de entender que es una condición necesaria pero no suficiente para la consolidación de una verdadera democracia republicana y representativa. Está claro que la consolidación de este sistema de dominación clientelar necesita imperiosamente que subsistan ciertos niveles de pobreza e indigencia, de privación de derechos, de déficits sociales de todo tipo. Si así no fuere, si el Estado garantizara de manera universal, igualitaria y transparente los derechos que figuran en la Constitución Provincial, si comenzáramos a consolidar una verdadera democracia social, los subsidios, las ayudas y las “gestiones” carecerían de todo sentido. Y quienes gobiernan no quieren que eso suceda, pues perderían de esa manera una poderosa herramienta de dominación política. Lo que la presentación de los dirigentes del Partido Socialista ha venido a demostrar por otro lado es la necesidad imperiosa de todos los sectores republicanos que condenamos esto de unirnos, más allá de nuestras diferencias, para derrotar al partido de gobierno y cambiar en serio esta matriz de populismo tramposo y decadente. Quienes gobiernan no lo harán. Cambiemos.- 

* José Antonio Artusi es Presidente del Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical y candidato a diputado provincial de Cambiemos.
Leer más...

miércoles, 9 de septiembre de 2015

"Erradicar la pobreza extrema y el hambre"


Leer más...

Hagamos realidad el artículo 14 de la Constitución de Entre Ríos. Cambiemos


Leer más...

martes, 8 de septiembre de 2015

Hagamos realidad el artículo 24 de la Constitución de Entre Ríos


Leer más...

Día Internacional de la Alfabetización


Leer más...

viernes, 14 de agosto de 2015

Votar así "no va más"...

Por José Antonio Artusi / Si hay algo que queda claro luego de la jornada del Domingo 9 de Agosto es que el sistema electoral vigente es obsoleto, irracional, se presta a trampas e irregularidades de todo tipo, y genera dificultades que podrían evitarse. "No va más". Pocas veces como en esta oportunidad quedó tan claramente de manifiesto. Lo sufrieron sobre todo las autoridades de mesa y los fiscales, pero también los electores que debieron soportar largas colas. De todos modos el principal daño lo ha recibido la transparencia y la limpieza del comicio, manchada por inconsistencias de todo tipo, que quedaron evidenciadas más que antes al publicarse los telegramas. La boleta sábana de papel impresa por cada partido debe sustituirse por un sistema mucho más ágil y transparente, que facilite la autonomía del elector al sufragar y asegure la pureza del resultado de las elecciones. Muchos reclaman hoy, incluso en plataformas digitales para suscribir petitorios, que se implemente el voto electrónico. De todos modos, me permito sostener que la única forma de cambiar en serio, la única vía efectiva para producir las transformaciones que se requieren, la única manera de lograr una profunda reforma política, es hacerlo a través del voto, votando a quienes lo hemos propuesto antes y lo volveremos a proponer, y lo implantaremos si somos gobierno, o sea a Cambiemos. Al partido de gobierno no le interesa cambiar, las pruebas están a la vista, han tenido sobradas mayorías en ambas cámaras legislativas en los dos últimos períodos y no han hecho nada en ese sentido. Este sistema tramposo les conviene para perpetuarse en el poder. Como usan los recursos del Estado como si fueran del partido oficialista no tienen problemas en imprimir la cantidad de boletas que quieran, como "invitan" a empleados públicos a ser fiscales no les hacen falta en ninguna mesa, siempre tienen a mano el recurso del robo de boletas, etc.. De modo tal que reclamar un cambio y votar más de lo mismo esperando que ellos cambien es contradictorio, y hasta ingenuo. Una profunda reforma política amerita un debate meditado y una consulta muy amplia y participativa, pero me permito de todos modos adelantar algunos puntos como un aporte a la discusión: 
- Boleta única electrónica: un sistema que combine las ventajas de la rapidez de los dispositivos electrónicos con la garantía del respaldo de la boleta única en papel. La boleta única ya se implementa en Santa Fe y Córdoba y la boleta única electrónica en la Ciudad de Buenos Aires, con resultados alentadores. Un cambio de este tipo implica varias ventajas: igualdad de condiciones para todos los partido, que ya no están obligados a imprimir sus propias boletas, se evita el faltante y el robo de boletas en el cuarto oscuro, se agiliza el sufragio y el escrutinio provisorio, etc. 
- Separación de las elecciones nacionales de las provinciales: separar en el tiempo las elecciones de cargos nacionales y las de cargos provinciales y municipales tiene la ventaja de permitir al ciudadano una reflexión más serena y profunda acerca de las opciones que encuentra en el cuarto oscuro. Votar una boleta de 9 cuerpos, desde concejales hasta Presidente, no tiene demasiado sentido y deja poco margen para que cada decisión por cuerpo se tome con al menos un mínimo conocimiento de las opciones disponibles. 
- Actas y telegramas impresos: vinculado a los dispositivos electrónicos, debería existir un mecanismo para imprimir en el escrutinio provisorio de la mesa el telegrama y las actas para cada fiscal, de modo tal de garantizar que sean exactamente iguales y que no haya errores de interpretación. Por lo general, tanto en los telegramas como en las actas, existen infinidad de errores, la mayoría involuntarios, aunque el sistema se preste a picardías: cuadros vacíos, dígitos poco claros, errores al computar el voto en blanco, etc.. 
- Escrutinio definitivo filmado y transmitido on line por internet. 
- Reglamentación de la publicidad electoral: ha sido un avance el prohibir la compra de espacios en medios audiovisuales y reemplazarlos por los espacios cedidos por el Estado, pero esta regulación debe avanzar hacia otro tipo de medios e internet, para todas las categorías. 
- Reglamentación de la publicidad oficial: está prevista en la Constitución Provincial, pero el gobierno - obviamente - se hace el distraído y se niega a reglamentarla. Es harto evidente que el oficialismo usa de manera grosera y escandalosa la pauta oficial para condicionar la conducta de medios y periodistas. Debería directamente prohibirse la publicidad oficial en medios un tiempo razonable antes de los comicios. 
- "Cuentas claras" en la administración pública: este punto excede obviamente la cuestión electoral, pero es un aspecto central de la reforma política que propugnamos. Cada erogación del sector público debe estar previamente publicada en internet para ser efectivizada, dando detalles de los motivos y los beneficiarios del gasto. Las licitaciones públicas, como ya lo hemos propuesto, deben incluir una exhaustiva especificación de la estructura de costos que da origen a la oferta presentada. 
- Fortalecimiento de los partidos políticos, incluyendo financiación pública de sus actividades, así como auditorías estrictas de sus ingresos y egresos. 
El Domingo me tocó ser fiscal general en la Escuela nº 20 Padre Rolando de Concepción del Uruguay. A los fiscales de Cambiemos ya les agradecí personalmente, pero hago extensivo el agradecimiento a los fiscales de las demás fuerzas y a las autoridades de mesa. Entre todos, más allá de algunas pequeñas discusiones, pusieron lo mejor de sí e hicieron un meritorio esfuerzo para cumplir su misión y vivir una jornada democrática. Ojalá el 25 de Octubre votemos por última vez con este sistema caduco y peligroso. Hace falta una profunda y genuina reforma política en Entre Ríos, para mejorar esta democracia renga que tenemos. Para lograrlo, es necesario cambiar. En Octubre, cambiemos.- 
 José Antonio Artusi es candidato a Diputado Provincial de Cambiemos y Presidente del Comité Departamental Uruguay de la UCR.-
Leer más...

sábado, 1 de agosto de 2015

"Menos nombres y más autopistas"

Resultado de imagen para red federal de autopistas
El precandidato a diputado provincial de Cambiemos, José Antonio Artusi, manifestó que una de las propuestas prioritarias que impulsará en la legislatura es el apoyo a la iniciativa de Ernesto Sanz de crear una Red Federal de Autopistas y complementarla con una red provincial de rutas y caminos, de modo tal de conectar de manera segura las principales ciudades de la provincia. El plan nacional completo podrá financiarse a bajo costo con un fideicomiso formado por la conversión de parte de los impuestos al combustible ya existentes en una tasa que garantice el pago de las obras una vez concluidas. La contratación será absolutamente transparente y competitiva, y el pago por obras podrá contar con la garantía de organismos internacionales para asegurar a los contratantes la seguridad jurídica. Aunque podría cobrarse peaje por el costo de uso de las autopistas, es más eficiente usar recursos generales, que incluyen los actuales impuestos al combustible. Artusi expresó: "vamos a proponer un plan complementario al nacional, para transformar algunas de las rutas actuales - que no estén incluídas en el plan nacional - en autopistas seguras, para salvar vidas y promover el desarrollo de nuestros pueblos. Sin peajes, con forestación, sin cruzar ciudades, sin cruces a nivel, sin curvas peligrosas. Al igual que en el plan nacional, se deberá crear un fondo específico con asignación de impuestos". José Antonio Artusi enfatizó que 299 personas murieron el año pasado en accidentes de tránsito en nuestra provincia, y muchas más resultaron heridas y quedaron con diversas secuelas. Buena parte de esos accidentes se producen en nuestras rutas, totalmente inseguras; es inmoral e inaceptable que sigamos así, naturalizando muertes que pueden evitarse si hacemos lo que tenemos que hacer. Se puede, hay que saber cómo, y querer".-
Leer más...

miércoles, 8 de julio de 2015

José Antonio Artusi en la presentación de Cambiemos en Concepción del Uruguay

José Antonio Artusi, candidato a diputado provincial, en el acto de presentación pública del Frente Cambiemos en Concepción del Uruguay. 8 de Julio de 2015.-Leer más...

Cambiemos Concepción del Uruguay

Se presentó el 8 de Julio en horas de la mañana, en la Confitería Ris, el frente Cambiemos en Concepción del Uruguay. Hicieron uso de la palabra el precandidato a Vicegobernador, Juan Carlos Lucio Godoy, los precandidatos a diputados nacioanles Marcelo Monfort y Jorge Satto, el precandidato a diputado provincial José Antonio Artusi, el precandidato a senador del Departamento Uruguay Mario López, y los precandidatos a intendente que competirán en la elección primaria del 9 de Agosto Héctor Rodríguez, Juan Ruiz Orrico y Francisco Larocca. Posteriormente se firmó y se dió a conocer el siguiente documento: 
"El Frente “Cambiemos” en Concepción del Uruguay ratifica una vez más su firme voluntad de constituir una alternativa superadora frente al oficialismo gobernante en las próximas elecciones de renovación de autoridades municipales. Concepción del Uruguay necesita cambiar en muchos aspectos la manera en que se administra el gobierno local. Percibimos que los uruguayenses expresan de manera mayoritaria una demanda a favor de una herramienta electoral que consagre una gestión municipal abierta y dinámica, eficiente y participativa, que planifique con visión de futuro una ciudad en la que todos podamos encontrar, con libertad y con equidad, un lugar digno para vivir y en el que nuestros hijos y nietos quieran quedarse encontrando oportunidades para trabajar y estudiar. Las elecciones primarias le brindan a la ciudadanía la oportunidad de elegir quienes considera que son los mejores candidatos. En Cambiemos participarán el 9 de Agosto 3 propuestas locales, en una competencia democrática y respetuosa, en la que sólo se confrontarán perfiles y trayectorias, en un marco de convivencia cívica y tolerancia que jerarquiza y fortalece esta construcción política en la que conviven diversos partidos y agrupaciones, así como ciudadanos independientes. Invitamos a todos los uruguayenses a participar en esa instancia, ayudando a seleccionar nuestros candidatos y a cimentar las posibilidades de un triunfo en las elecciones generales. “Cambiemos” ha decidido conformar, con la participación de todos los partidos políticos que lo componen, un Instituto Programático, abocado a la elaboración del programa de gobierno municipal para el período 2015 – 2019. Lo haremos juntos, y luego del 9 convocaremos incluso a todos aquellos ciudadanos que demandan un cambio, para que nos ayuden a construir de manera participativa un conjunto de iniciativas y proyectos que apunten a mejorar la calidad de todos los uruguayenses. “Cambiemos” se compromete a su vez a disponer un mecanismo de fiscalización conjunta del comicio en las elecciones primarias, como un modo de expresar la unión de nuestro frente, que aspira a iniciar un camino de profundas transformaciones a partir del próximo 10 de Diciembre".-
Leer más...

sábado, 25 de abril de 2015

Los desafíos y responsabilidades de la oposición en Entre Ríos

Por José Antonio Artusi 
El análisis de las estrategias que deberían implementar los partidos políticos de la oposición en la provincia de Entre Ríos, si es que quieren dar una respuesta adecuada a una demanda todavía desarticulada pero mayoritaria de la ciudadanía, no puede hacerse sin tener en cuenta dos cuestiones centrales: la caracterización del partido de gobierno y las consecuencias de las reglas de juego en materia electoral.
Vayamos entonces al primer punto. Nos gobierna una alianza de impostores, que han tergiversado todo lo que han tocado, pretendiendo hacer pasar gato por liebre, detrás de un relato falaz y mentiroso. El kirchnerismo y sus versiones locales son como una gran máscara, que oculta con habilidad y desenfado su verdadero rostro. Detrás de la épica nac&pop se esconde la entrega ignominiosa a intereses foráneos de nuestros recursos naturales o financieros, ya sea con Chevron en Vaca Muerta, con British Petroleum en Cerro Dragón, o con empresas chinas en Entre Ríos. Incluso, a pesar de la prédica oficial, con YPF, que sigue siendo una SA con participación de Repsol e inversores extranjeros, ajena a todos los controles que debería tener una empresa pública. Detrás de un relato “democrático” y “popular” se oculta una demagogia populista y autoritaria, y en el fondo conservadora y reaccionaria, que no vacila en explotar de la manera más cínica y descarnada las necesidades de los desposeídos a través de prácticas clientelares absolutamente incompatibles con la esencia del sistema republicano, que necesita ciudadanos libres no sólo formal sino – sobre todo - materialmente. Han dilapidado de manera lastimosa la mejor oportunidad de desarrollo que el mundo le dio a la Argentina en los últimos 100 años. Cuando en lo ´90 teníamos el desafío de caracterizar al menemismo nos resultaba más fácil, porque el desenfado del riojano para cambiar la revolución productiva y el salariazo por las privatizaciones, la entrega, el ajuste, y las relaciones carnales nos facilitaba la cosa. Proceso de “transformaciones estructurales”, como se les decía en ese momento, que – dicho sea de paso – contó con el decidido y entusiasta apoyo de Néstor Kirchner y Cristina Fernández, privatización de YPF y Gas del Estado incluídas. Decíamos entonces que el proyecto menemista podía definirse como la articulación de 3 atributos: era un proyecto hegemónico en lo político, concentrador en lo económico, y excluyente en lo social. Y del proyecto kirchnerista, si no nos comemos el amague, podemos y debemos decir exactamente lo mismo. En el fondo, en variante neoconservadora a tono con los ’90 o en variante populista post crisis de fin de siglo, son lo mismo. Las diferencias confunden a algunos por el estilo, la retórica, la estética, pero en las cuestiones estructurales son equivalentes. La voluntad hegemónica se corporiza, antes y ahora, con matices que no cambian el cuadro general, por la pretensión de disciplinar al Poder Judicial, convertir al Congreso de la Nación en una escribanía de la Casa Rosada, controlar los medios de comunicación, y reducir la autonomía de provincias y municipios a letra muerta, por vía de la crisis del federalismo fiscal y el sometimiento de gobernadores e intendentes con la distribución discrecional de fondos federales. En este sentido se podría decir que los alumnos han superado a los profesores, asemejándose peligrosamente a las tendencias más autoritarias y anti-republicanas del primer peronismo, que creíamos sinceramente superadas en esa fuerza popular a partir del abrazo entre Perón y Balbín. En vez de reivindicar ese gesto, parecen estar más inspirados en los intentos fascistoides de Apold por controlar de manera totalitaria la opinión pública. Por suerte, la Argentina es otra y lo que Apold hizo, hoy no se puede hacer, aunque algunos dan inequívocas señales de que les gustaría, y en alguna medida lo intentan. La concentración económica, qué duda cabe, goza de buena salud. Los beneficiarios de la cercanía al poder pueden ser otros, pero el esquema es el mismo. La distribución del ingreso en la Argentina sigue siendo profundamente inequitativa, más allá de avances parciales producto de la recuperación de la actividad económica luego de la salida de la convertibilidad. Siguen habiendo en numerosos sectores oligopolios y empresas cartelizadas que lucran de manera inescrupulosa a partir de su cercanía al poder, como se ve claramente en el caso de la obra pública. Y la exclusión social, a 12 años de la llegada de Néstor Kirchner a la Presidencia de la República, es una realidad que ningún relato puede ocultar. Ni la reactivación parcial de los niveles de empleo ni las políticas sociales focalizadas con mayor presupuesto han podido evitar una realidad que el INDEC se empecina en esconder: los niveles de pobreza e indigencia, más allá de una recuperación lógica luego de la crisis, son más o menos los mismos de la aborrecida década del ´90. Niveles de pobreza y exclusión absolutamente incompatibles con los requerimientos de una democracia moderna, verdaderamente republicana y participativa. Aproximadamente uno de cada cuatro argentinos vive en la pobreza, los niveles de desempleo, empleo precario y empleo en negro siguen siendo altos, y una enorme proporción de jóvenes no estudia ni trabaja. Los pilares clásicos de las políticas sociales no pueden exhibir demasiados logros estructurales. Seguimos teniendo un sistema de salud pública profundamente desarticulado, ineficiente, costoso e inequitativo, con un subsistema para pobres y otro para ricos. Seguimos teniendo un sistema educativo en una profunda crisis, también aquí con una creciente brecha entre la educación pública para sectores medios y bajos y la educación privada para sectores de alto poder adquisitivo, lejos del ideal integrador y democratizador que soñaron los ideólogos de la Ley 1420 en el siglo XIX, la escuela laica, gratuita y obligatoria en la que los inmigrantes se hacían argentinos y todos se hacían ciudadanos, partícipes de un mismo proyecto de Nación. Las políticas de vivienda y desarrollo urbano no han solucionado el déficit habitacional, a pesar de la abrumadora cantidad de recursos con que han contado, y han fomentado por otro lado ciudades cada vez más segregadas e injustas, disfuncionales y costosas de mantener, con ghettos para pobres y ghettos para ricos, insostenibles ambiental y socialmente. A 7 años de la reforma de la Constitución provincial los nuevos derechos e institutos en materia de política ambiental brillan por su ausencia, deteriorando sobre todo las condiciones de vida de los más desposeídos. Algunos avances que rescatamos y debemos profundizar, como la asignación “universal” por hijo, distan de ser verdaderamente universales y fueron impulsados sólo a partir de la derrota legislativa del gobierno en las elecciones del 2009, para evitar que la oposición lograra su creación por ley y se adueñara por ende de su rédito político. En el caso específico de la AUH comparte con otros instrumentos de políticas sociales focalizadas la desventaja de caer en la “trampa de la pobreza”, al estar condicionadas a ciertos requisitos, y por lo tanto actúa como una manera de desincentivar el empleo registrado. Una verdadera prestación universal surgiría de su integración con las asignaciones familiares, en la línea conceptual que el radicalismo propuso en los 90 a través del Ingreso Ciudadano a la Niñez, iniciativa pionera en materia de proponer instrumentos que nos aproximen a una renta básica de ciudadanía, universal e incondicional, tal como se está debatiendo intensamente en este momento en los países del primer mundo. Todos estos aspectos se combinan con una escandalosa y sistemática corrupción en el manejo de los recursos públicos, probablemente inédita en nuestra historia, concebida como un modo perverso de obtener recursos que luego se “reinvierten” en las campañas electorales con el claro propósito de mantenerse - y de ser posible perpetuarse - en el poder. Este es el adversario que enfrentamos. No advertirlo claramente, por ingenuidad o miopía, puede ser muy peligroso. Hago estas consideraciones, obviamente, desde mi filiación radical, pero acepto que desde otras identidades políticas puede no obstante coincidirse aunque sea en el trazo grueso de la evaluación negativa del kirchnerismo, aún desde ciertos sectores del peronismo. Sectores que pueden rescatar sus mejores banderas históricas – la vocación por la justicia social, los logros de Ramón Carrillo, el olvidado artículo 40 de la Constitución del 49, etc. –, hacer una sincera autocrítica sobre sus aspectos más condenables, por ejemplo la idealización de la violencia setentista, y reconocer la necesidad de un peronismo que se transforme a sí mismo para poder ser un actor comprometido en serio con el sistema republicano. 
Vayamos al segundo punto, las reglas del juego que impone el sistema electoral. No sabemos todavía a ciencia cierta qué día se votará ni cuál será la legislación electoral vigente. Tenemos no obstante algunas certezas. Primera certeza: En Entre Ríos, a diferencia de las elecciones nacionales, no hay segunda vuelta. Tanto el gobernador, como los senadores departamentales y los presidentes municipales se eligen a simple pluralidad de sufragios. Segunda certeza: en la Cámara de Diputados como en los concejos deliberantes se aplica un sistema que otorga la mayoría automática al que gana, sin importar si llega al 50% de los votos, la denominada “cláusula de gobernabilidad”, a diferencia de la Cámara de Diputados de la Nación en la que se aplica el sistema proporcional D´Hont. Tercera certeza: en las elecciones nacionales seguro, y seguramente en las provinciales, se aplicará un sistema que, más allá de los detalles, consiste en un proceso de dos etapas, una elección primaria en la que se dirimen candidaturas de manera simultánea en todos los partidos, y las elecciones generales, en las que compiten los candidatos seleccionados en las primarias, que a su vez superen un mínimo de votos. A poco que se reflexione sobre estas reglas, se verá con claridad que el sistema, en nuestra provincia, lleva por sí solo, ante la presencia de un oficialismo todavía poderoso, a reconocer la imperiosa necesidad de que las fuerzas de la oposición no dividan el voto opositor en las elecciones generales. De otra manera, se corre el riesgo de que el candidato oficialista se imponga con un 35%-40% de los votos, se consagre gobernador, y se forme una cámara de diputados con mayoría oficialista y minoría opositora, de manera inversa al pronunciamiento de las urnas. Algo similar puede suceder en la Cámara de Senadores y en los municipios. La segunda conclusión a la que se podría arribar es que si bien no hay segunda vuelta, el sistema de elecciones primarias y luego generales hace que las primarias, verdaderas elecciones “internas” operan como una suerte de primera vuelta “virtual”, en la que el electorado ya hace prever cuál es el estado de la opinión pública, y de alguna manera anticipa el resultado de la general, en la que la polarización entre la primera y la segunda fuerza tiende obviamente a acentuarse. Todo ello lleva a fortalecer los argumentos a favor de la constitución de un amplio acuerdo electoral entre los partidos políticos de la oposición. Digo deliberadamente “acuerdo electoral” porque de eso se trata, de un acuerdo acerca de cómo y cuándo confrontar, y cómo cuando coincidir en una oferta electoral común frente al oficialismo. Algo así como confrontar en las semifinales para ver quien encabeza la representación común en la final. No se trata, en esta peculiar coyuntura, de conformar un frente político y programático de carácter permanente, al modo del Frente Progresista Cívico y Social de la hermana provincia de Santa Fe. Alguna vez lo intentamos, y fracasamos, y podrá ser posible retornar a un camino de esas características sólo si somos capaces en el 2015 de derrotar al partido de gobierno, hacer realidad la alternancia en el poder, y recuperar el equilibrio del sistema político. Y para eso hace falta un acuerdo electoral, que constituya una opción alternativa con la suficiente potencia como para ganar las elecciones. Estrategias de tipo testimonial son, a la inversa, nos gusten o no, funcionales al oficialismo y a sus ansias de perpetuación, dado el sistema electoral que tenemos. Otro sería el cantar con un sistema parlamentario, o con segunda vuelta, o con un sistema representativo puro, pero nada de eso forma parte de la dura realidad que nos toca vivir. Queda claro que los partidos políticos que pueden nutrir ese acuerdo no son lo mismo, no pensamos igual, tenemos diferencias, de tradiciones, de historias y de marcos ideológicos, y negarlas no sería una buena contribución al logro de lo que el acuerdo debe fijarse como objetivo. Pero esas diferencias, por importantes que sean, ceden frente a la necesidad de aunar esfuerzos para derrotar al oficialismo, con el que nuestras diferencias son – por lo que decíamos al caracterizarlo- prácticamente irreconciliables. Y esas diferencias, a menudo ancladas en interpretaciones divergentes del pasado, deben matizarse también con las coincidencias básicas que seamos capaces de encontrar en torno al futuro, sobre todo en términos de la coyuntura. Por eso, cabe la oportunidad de confrontar en las primarias, para dirimir matices y seleccionar candidatos, pero liberando el escenario de las generales para enfrentar al oficialismo desde una posición de fuerza. El acuerdo debe por ello basarse en torno a un compromiso de lineamientos fundamentales de la acción de gobierno, un conjunto reducido pero trascendente de certezas acerca del rumbo que tomará el nuevo gobierno, tanto en lo que hará como lo que se abstendrá de hacer. Ese acuerdo programático debe marchar en sentido opuesto a la mascarada kirchnerista y urribarrista. Debe ser un proyecto verdaderamente democrático y popular, profundamente republicano, que reconstruya las instituciones representativas, jerarquice el Estado y recupere el federalismo y las autonomías municipales. Un proyecto democratizador y constructor de ciudadanía, que amplíe los grados de libertad y autodeterminación de cada uno de los entrerrianos. Un proyecto que siente las bases de una provincia moderna y desarrollada, que genere las condiciones para una economía pujante y diversificada, en la que nuestros jóvenes puedan estudiar y trabajar con dignidad. Un proyecto que revierta las condiciones de marginación y exclusión social, que desmantele las políticas clientelares de dominación y ponga en marcha programas universales basados en los derechos que nuestra Constitución reconoce y son negados en la realidad. Un proyecto que recupere el potencial de transformación y progreso implícito en la educación pública y ponga en marcha una política de salud pública equitativa y eficiente. Un proyecto que comience a hacer realidad el derecho a la vivienda, al hábitat, al ambiente saludable y a la ciudad. Finalmente, señalo que la realidad nacional, por importante que sea, no puede dejar que el árbol nos tape el bosque. Nuestra responsabilidad mayor está aquí. Las diferencias entre el contexto nacional y provincial, aún si sólo consideramos que aquí no hay segunda vuelta y en la Nación sí, nos obligan a diseñar estrategias que den cuenta de esas diferencias. Algunos se preguntarán si podemos. Por supuesto que podemos. Yo creo que también debemos. Es enorme nuestra responsabilidad, y las futuras generaciones tendrán derecho a recriminárnoslo si no estamos a la altura de las circunstancias. Manos a la obra 

José Antonio Artusi 
Presidente del Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical
Leer más...

miércoles, 1 de abril de 2015

MUCHO QUE RECORDAR, PERO NADA QUE FESTEJAR...

Por José Antonio Artusi
El 30 de Marzo de 1982 se realizaron actos de protesta convocados por la CGT en Buenos Aires y en varias ciudades del país. La represión salvaje fue la respuesta lógica de una dictadura asesina que llevó al terrorismo de Estado y la violación más sistemática y aberrante de los derechos humanos a la máxima expresión conocida en nuestra historia, en una magnitud pocas veces vista en el mundo, que hizo que la palabra "desaparecido" sea conocida en nuestro idioma antes que en ningún otro. Ese día, en el marco de la represión, las "fuerzas del orden" mataron a un trabajador en Mendoza.
Recuerdo particularmente la fecha porque ese día cumplí 17 años, y lo festejé junto a un grupo de amigos en la quinta de mi abuelo, que quedaba pegada al Batallón de Ingenieros de Combato del Ejército, en Concepción del Uruguay. El clima era tenso. En nuestras conversaciones de adolescentes, tímidamente, se empezaba a colar la política.
2 días más tarde mi madre me despertó para ir al Colegio y me contó, con una preocupación y angustia imposibles de disimular, que habíamos invadido las Malvinas. Mi primera impresión, lo confieso, fue de alegría y entusiasmo. En el Colegio se vivió esa mañana un ambiente de excitación y euforia. Aparecieron algunas banderas y no tardaron en surgir los cánticos. Al rato ya estábamos dando una especie de "vuelta olímpica" por los históricos pasillos del Colegio del Uruguay, y cuando quisimos acordar nos habíamos escapado todos, rumbo a la Plaza Ramírez y de ahí al Diario La Calle, donde nos sacaron una foto que debe estar todavía en sus archivos. Al rato, entre aburridos y confundidos, volvimos al Colegio para ligarnos la justificada reprimenda. Cuando llegué a casa al medio día la cara de mi padre me hizo presagiar alguna desgracia. Sin embargo, los medios de comunicación y las voces del gobierno nos decían que todo iba bien, que era imposible que los ingleses tomaran las islas, y disparates por el estilo. Y nosotros, tremendos pelotudos, le creíamos. Sin embargo, Papá escuchaba - esos días más que nunca - Radio Colonia. Y Radio Colonia decía otras cosas...
Había unos pocos dirigentes políticos que también decían otras cosas. Raúl Alfonsín fue uno de ellos. Con lucidez y valentía - hoy parece obvio pero había que tener coraje para decirlo en ese momento - Alfonsín planteó la verdadera naturaleza de la aventura militar, un intento desesperado de un régimen sanguinario y opresor de su propio pueblo por retener el poder a cualquier precio, que costaría la vida a soldados argentinos enviados a una muerte absurda, y que de todos modos fracasaría estrepitosamente. Los hechos le dieron la razón.
La sociedad argentina todavía no ha hecho una autocrítica sincera sobre su actitud frente a aquel cínico intento de Galtieri y compañía por prolongar el avasallamiento de la soberanía popular invocando la soberanía territorial. El 30 de Marzo de 1982 hugo algunos miles de personas en la Plaza de Mayo, pero fueron muchos más - aunque no estuve físicamente allí quiero decir "fuimos", con vergüenza y dolor - los que festejamos la estúpidas e infantiles bravatas de Galtieri. El tema es que no fuimos nosotros, ni mucho menos Galtieri y los irresponsables que lo acompañaban, los que sufrieron las consecuencias de aquel delirio. Las víctimas fueron, mayoritariamente, soldados pobres de provincias períféricas. Aunque duela decirlo, fueron las últimas víctimas de la dictadura militar.
Y la realidad nos indica que - a 33 años de aquella locura - estamos mucho más lejos que antes de recuperar las Malvinas. Por eso, no tiene ningún sentido que el 2 de Abril sea feriado. Es una de las fechas más trágicas y ominosas de nuestra historia y sólo debería servir para recordar nuestros errores, de modo tal de lograr que nunca más volvamos a cometerlos.
El 2 de Abril, rindamos honor a los caídos, pero no hay nada que festejar...
Leer más...

viernes, 13 de marzo de 2015

PRIVILEGIAR LA UNIDAD DEL RADICALISMO PARA DEFENDER LA REPÚBLICA Y LA DEMOCRACIA SOCIAL

El Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical de Entre Ríos, reunido en sesión ordinaria el día 9 de Marzo de 2015 en la ciudad de Concepción del Uruguay, resolvió por unanimidad aprobar la siguiente declaración, a propósito de la próxima reunión de la Convención Nacional del partido en Gualeguaychú el día 14 de Marzo. 
PRIVILEGIAR LA UNIDAD DEL RADICALISMO PARA DEFENDER LA REPÚBLICA Y LA DEMOCRACIA SOCIAL 
En momentos aciagos para la República, cuando nos toca enfrentar un adversario en el gobierno que pone en práctica las peores maniobras para perpetuarse en el poder a cualquier precio para lograr impunidad y que no se investiguen los escandalosos casos de corrupción con los que esta administración será indefectiblemente recordada por la Historia, reproduciendo y perfeccionando las tendencias más autoritarias y anti-republicanas del peronismo; todo ello bajo la máscara de un relato impostor que intenta hacer pasar el populismo por defensa de lo genuinamente popular, el clientelismo y la dominación y manipulación política de los más desposeídos por integración social, el sometimiento a los designios de China y la impunidad pactada con los responsables iraníes del peor atentado terrorista perpetrado en la Argentina por la defensa de lo nacional, la entrega y extranjerización de nuestros recursos hidrocarburíferos a manos de empresas como Chevron y British Petroleum por la soberanía energética; cuando la independencia de los poderes es jaqueada sistemáticamente desde la Casa Rosada, cuando se intenta configurar un perverso esquema de medios de comunicación al servicio de las imposturas del relato del gobierno, confundiendo medios estatales con medios oficialistas y condicionando a través de la publicidad oficial a la prensa libre, cuando el federalismo es letra muerta y se utilizan descaradamente los recursos nacionales para disciplinar a gobernadores e intendentes, cuando cosas tan graves y nocivas para la salud de la democracia han ido sucediéndose y son casi naturalizadas por buena parte de la sociedad; en definitiva, cuando la esencia de la democracia republicana corre riesgo el radicalismo argentino tiene una enorme y trascendente responsabilidad, que lo obliga a hacer los esfuerzos necesarios en pos de construir una verdadera alternativa de gobierno que permita cimentar la posibilidad de un cambio a partir del 10 de Diciembre. 
Por todo ello, exhortamos respetuosamente a los convencionales nacionales de nuestro partido a: 
1.- Privilegiar la unidad del radicalismo. Hacemos nuestras en este sentido las reflexiones de la Mesa Directiva de la Convención Nacional al convocar a la reunión de Gualeguaychú: "Sabemos que UNIDAD NO ES UNIFORMIDAD y que los procedimientos democráticos son los que permiten saldar las diferencias en las interpretaciones políticas de carácter táctico o electoral, que siempre deben estar sometidas a las concepciones doctrinarias vigentes. Un partido como el nuestro, es lógico que tenga distintas interpretaciones sobre lo que hay que hacer. Ello no debe ser motivo de divisiones insalvables. Ni mucho menos de rupturas. Quienes conformamos la Mesa Directiva de la H. Convención recordamos la triste experiencia de la división y destrucción partidaria de la década del 50 ´ocurrida en Tucumán y que significó nada más y nada menos que en muchos distritos de la República se produjera la desaparición o trituración partidaria.- Creímos necesario recordar a los/las convencionales ese aciago acontecimiento histórico y convocar a su análisis a fin de evitar repetir errores. El pluralismo interno es riqueza para una organización cuando no se transforma en sectarismos que acompañan personalismos, intereses limitados y conductas divisivas. La Unión Cívica Radical es superior a circunstanciales candidatos y su destino no puede estar enajenado a las necesidades de éstos." 
2- Aprobar un programa de gobierno coherente con las mejores tradiciones progresistas de la Unión Cívica Radical y a la vez adaptado a las exigencias de las nuevas demandas y conflictos de la sociedad contemporánea y del futuro, para construir la democracia social en el siglo XXI. 
2.- Ratificar lo acordado en los puntos 2 y 3 de la declaración de San Fernando, del día 17 de Noviembre de 2014, al término de una reunión en la que participaron referentes del radicalismo de todo el país: 
"2. Asumir el compromiso de respaldar una fórmula presidencial encabezada por la Unión Cívica Radical. 
3. Fortalecer la territorialidad de la Unión Cívica Radical. Para ello, las provincias –ejerciendo una autonomía concertada con el Comité Nacional- podrán realizar los acuerdos necesarios para apoyar a las candidaturas radicales a las gobernaciones, al Congreso de la Nación y a las intendencias."    

A nuestros afiliados y simpatizantes, y a los radicales en su conjunto, los invitamos a acompañar con su presencia y compromiso las deliberaciones de la Convención Nacional en Gualeguaychú, que debe constituir un hecho político trascendente, que fortalezca la movilización y la motivación de la militancia radical a lo largo y a lo ancho del país; testimonio de una de nuestras mejores virtudes, como es la democracia interna. Adelante radicales! 

Concepción del Uruguay, 9 de Marzo de 2015.- 
Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical – Distrito Entre Ríos
Leer más...

El plenario departamental de la UCR sesionará en Concepción del Uruguay el Sábado 21 de Marzo

El Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical dispuso convocar a la sesión constitutiva del Plenario Departamental para el día Sábado 21 de Marzo, a partir de las 17.30 horas, en la sede partidaria de Artigas 182, Concepción del Uruguay.  
En los considerandos de la convocatoria se expresa que "la Mesa Directiva del Comité Departamental entiende necesario cumplir con lo dispuesto en la Carta Orgánica y generar un espacio de debate y discusión que fortalezca la acción política partidaria, contribuyendo a armonizar y potenciar las estrategias electorales a llevar adelante en todas las localidades y en el departamento y la provincia en su conjunto."  
El Orden del Día de la sesión constitutiva del Plenario Departamental será el siguiente:
1.- Apertura de la sesión constitutiva.
2.- Elección de la Mesa del Plenario Departamental, que estará constituida por un presidente, un vicepresidente primero, un vicepresidente segundo, y cuatro secretarios (Art. 65 CO).
3.- Homenajes.
4.- Informes conforme a lo dispuesto en el art. 69 CO:
            - Comité Departamental y Comité Provincial.
            - Bloque de diputados provinciales.
            - Presidentes municipales y de comunas, bloques de concejales y de vocales.
5.- Análisis de situación política y lineamientos generales de la actividad partidaria en el departamento.  


José Antonio Artusi
Presidente
Leer más...

Convocatoria al Plenario Departamental de la UCR

VISTO
Lo dispuesto por los artículos 62, 63, 64, 65, 66, 67, 68 y 69 de la Carta Orgánica de la Unión Cívica Radical Distrito Entre Ríos;   
La  resolución del Comité Departamental de fecha 26 de Febrero de 2015 por la que se dispone convocar a la sesión constitutiva del Plenario Departamental el día Sábado 21 de Marzo de 2015, siendo necesario completar la convocatoria fijando lugar y hora de realización; y  

CONSIDERANDO
Que el próximo día 14 de Marzo sesionará en Gualeguaychú la Convención Nacional de la UCR y que está prevista la convocatoria del Congreso Provincial del partido para el día 28 de Marzo en Nogoyá;
Que la Mesa Directiva del Comité Departamental entiende necesario cumplir con lo dispuesto en la Carta Orgánica y generar un espacio de debate y discusión que fortalezca la acción política partidaria, contribuyendo a armonizar y potenciar las estrategias electorales a llevar adelante en todas las localidades y en el departamento y la provincia en su conjunto;  

EL COMITÉ DEPARTAMENTAL URUGUAY DE LA UNIÓN CÍVICA RADICAL
RESUELVE:

ARTÍCULO 1º.- Convocar a los miembros del Plenario Departamental a sesionar el día Sábado 21 de Marzo a partir de las 17.30 horas, en la sede partidaria de Artigas 182, Concepción del Uruguay.   

ARTÍCULO 2º.- El Orden del Día de la sesión constitutiva del Plenario Departamental será el siguiente:
1.- Apertura de la sesión constitutiva.
2.- Elección de la Mesa del Plenario Departamental, que estará constituida por un presidente, un vicepresidente primero, un vicepresidente segundo, y cuatro secretarios (Art. 65 CO).
3.- Homenajes.
4.- Informes conforme a lo dispuesto en el art. 69 CO:
            - Comité Departamental y Comité Provincial.
            - Bloque de diputados provinciales.
            - Presidentes municipales y de comunas, bloques de concejales y de vocales.
5.- Análisis de situación política y lineamientos generales de la actividad partidaria en el departamento.  

ARTÍCULO 3º.- De forma.-    

Concepción del Uruguay, 9 de Marzo de 2015.



José Antonio Artusi
Presidente


Guillermo Aranda

Secretario
Leer más...

martes, 3 de marzo de 2015

El Comité Departamental Uruguay de la UCR comparte la preocupación por la reiteración de episodios contrarios a la libertad de expresión y condena toda forma de censura

El pasado día jueves 26 de Febrero se reunió el Comité Departamental Uruguay de la Unión Cívica Radical, de manera conjunta con el Comité de Municipio de Concepción del Uruguay, en la sede partidaria de Artigas 182. En la oportunidad se trató un extenso temario, sobresaliendo el análisis de la situación política y las estrategias electorales que el radicalismo llevará adelante durante el año 2015, tendientes a recuperar la mayor cantidad de juntas de gobierno y municipios, y a disputar de manera competitiva la banca de senador por el departamento Uruguay. Se resolvió convocar al Plenario Departamental del partido a sesionar el próximo día 21 de Marzo a partir de las 15.00 horas, en lugar a confirmar. Cabe recordar que el 14 de Marzo está convocada la Convención Nacional de la UCR en la ciudad de Gualeguaychú. Por otro lado, se debatió en torno a numerosos temas de actualidad, acordándose en tal sentido lo siguiente: 
1.- Acompañar y hacer propias las expresiones del diputado nacional de la UCR Jorge D´Agostino en referencia al procesamiento de militantes ambientalistas, entre ellos el Presidente del Comité Departamental del GEN, Francisco Larocca. En tal sentido, se enfatizó que, sin pretender intromisión alguna en las decisiones del Poder Judicial, “los militantes sociales, que impulsan un reproche público en defensa de un nivel superior de bienestar, como es el medio ambiente, claramente deben ser diferenciados del actor común y tratados con preferencia y en tal sentido, sus intervinientes, carecer de penalidades, si no hay daño a las personas o las cosas.” 
2.- Expresar una profunda preocupación por la reiteración de episodios contrarios a la libertad de expresión denunciados recientemente por el Sindicato Entrerriano de Trabajadores de Prensa y Comunicación y compartir su manifestación repudiando todo acto de censura y toda presión para generar autocensura. En tal sentido, aceptando la convocatoria a iniciar un intercambio con la comunidad en su conjunto, señalamos que si bien es verdad que “las actitudes y los malos hábitos” que desafían al periodismo “tienen tal gravedad que no deben ser usados desde intereses partidistas y sectarios, menos aún cuando se repiten por años y durante distintos gobiernos”; no podemos dejar de advertir que el deterioro de la libertad de expresión ha llegado a límites inauditos durante la actual administración. El uso partidista de los medios estatales, la utilización discrecional de la pauta publicitaria oficial para premiar a medios adictos y castigar a medios independientes, la promoción descarada de candidaturas de funcionarios con fondos públicos, y la falta efectiva de pleno acceso a la información pública, configuran un panorama negativo para la democracia republicana, que todas las fuerzas políticas deben comprometerse a revertir. 
3.- Repudiar las amenazas recibidas por el Senador Gerardo Morales (Jujuy, UCR) y hacerle llegar nuestra solidaridad y acompañamiento.- 
 José Antonio Artusi 
 Presidente del Comité Departamental Uruguay de la UCR.-
Leer más...